Dos clases de teddy boys

Si hay algo que sí queda claro acerca de las subculturas espectaculares es que no nos dejan indiferentes. Nos atraen o nos repugnan, dependiendo del contexto o de la época, pero siempre consiguen despertar en nosotros una reacción, cuando menos, singular.

La explicación puede ser muy sencilla: nos atraen porque son un espectáculo, como su nombre indica. Lo que es más complejo es explicar por qué son un espectáculo. Primordialmente, lo son porque es a través del estilo como comunican su discurso radical del mundo que, nada tiene que ver con el discurso establecido y convencional al que agrede y atenta. Por lo tanto, su estilo se presenta rompedor y revolucionario a nuestros ojos, acostumbrados a un paisaje más normalizado y aceptado.

La subcultura se define como una cultura alternativa a la dominante, una cultura alternativa que pasa subterráneamente, ya que no se lee de manera directa, si no que hay que decodificarla a través de sus propios símbolos que llaman nuestra atención por su singularidad. Es decir, da nuevos significados a los significantes que, a través del estilo, expresan un mensaje que rompe con la cultura hegemónica. Para expresar su propio bricolaje, su do it yourself, para dar un significado propio y singular del mundo, las subculturas utilizan el estilo.

Es a partir de aquí cuando, cogiendo como ejemplo a la subcultura punk, un imperdible deja de ser un objeto cotidiano para convertirse en un vestigio, en un nuevo símbolo dotado de un nuevo significado. El imperdible ya no es un mero objeto para sujetar la ropa, si no que rebosa de significado, y este significado es un fondo complejo, un extenso entramado de relaciones reales e ideológicas.

Un zapato, una motocicleta o un imperdible pueden “convertirse en estigmas y dejar de ser objetos convencionales para reconvertirse en nuevos signos de una identidad prohibida.”, asegura Dick Hebdige, prestigioso sociólogo británico que, en su magnífica obra Subcultura. El significado del estilo. nos explica que hechos como hacerse una cresta o comprarse un disco y no otro, desembocan en la creación de un estilo y de una identidad que representan un desafío y una respuesta irónica o un rechazo total a un sistema. A partir de ahí, se pueden observar las tensiones entre la cultura dominante y los grupos subordinados o desviados y cómo, estos últimos, son siempre motivo de conflicto ya que agreden a la cultura hegemónica.

Hay muchos factores interesantes a analizar en las subculturas, pero debido a que en el último par de años ha habido un fuerte revival de mixturas hechas de subculturas como los hippsters, los teddy boys o los góticos, considero oportuno observar el elemento de la coyuntura y especificidad de las que habla Hebdige, términos que vienen a explicar que cada subcultura es una respuesta a un momento particular en la historia, con unas características específicas. Es decir que, llevar unos Creepers en el 2012 no significa lo mismo que llevarlos en los años 50.

Cada subcultura representa una forma de manejar la materia prima de la existencia social. Y la materia prima, que no es prima porque siempre está influida por un contexto histórico, ideológico, etc., son las relaciones sociales. Las subculturas espectaculares expresan un conjunto imaginario de relaciones. Su materia prima es real e ideológica a la vez y se transmite a sus miembros a través de diferentes canales como la escuela, la familia, el trabajo y los medios de comunicación, entre otros. Además, como hemos dicho antes, cada subcultura es una solución y una respuesta a un momento histórico concreto.

Un ejemplo de ello es la diferencia que existe entre los teddy boys de los años 50 y los de los años 70: aunque los dos tuvieron una relación de antagonismo con la comunidad inmigrante negra, los teds de los 70 se posicionaron de forma distinta frente a la cultura de los padres y a otras culturas juveniles.

Las dos épocas comparten el vocabulario de austeridad y crisis de manera parecida y la ansiedad frente a los efectos de la inmigración negra sobre el empleo, pero existen muchas más diferencias que similitudes.

Un hecho importante que diferencia los dos momentos es que los segundos teds tuvieron que lidiar con la presencia de una cultura juvenil y predominantemente obrera alternativa: el punk de la cual muchos de sus miembros defendieron varios aspectos de la vida de los antillanos.

En palabras del cantante británico de jazz y blues, George Melly, los primeros teds representaron “la vanguardia oscura de la cultura pop”, y aun siendo pocos sus miembros, fueron atacados universalmente por la prensa y los padres como síntoma del declive de Gran Bretaña. En cambio, en los años 70, el concepto de revival dio a los teddy boys un valor de legitimidad de la herencia británica en medio de una sociedad que no paraba de fabricar modas febrilmente. Así que, se dio una aceptación parcial a los jóvenes que participaban de este revivalPodían ser mirados con tolerancia e incluso ternura por aquellos adultos de clase trabajadora que fueron teds o chicos convencionales en los 50, pues sentían una cierta nostalgia por un pasado más simple y estable. Aquel revival rememoraba un tiempo casi idílico en su ingenuo puritanismo y en la convicción de que el futuro podía ser mejor. Los segundos tedssumergidos en la nostalgia de los 70, acabaron aportando una continuidad de la subcultura en su forma recuperada, más que proporcionar los signos de cambio de los que hacía bandera la subcultura en sus inicios en los años 50.

En definitiva, las dos épocas de teddy boy respondían a un momento histórico específico, cada uno con una ideología totalmente distinta. Los últimos años 70 se definían por un desencanto general gracias al declive del Estado del bienestar, la falta de empleo, el fracaso del consumismo a la hora de satisfacer las necesidades reales, los conflictos industriales y los continuos cierres y contrastaban radicalmente con el optimismo de los años 50. Todo ello, sujetado por construcciones ideológicas con su base en la Segunda Guerra Mundial (un espíritu patriótico necesitado de enemigos y la sustitución del concepto “alemán” por el de “fascista”) condujo la mirada hacia las comunidades negras y encontró en el racismo una vía de escape a los problemas de la clase obrera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las diferencias en las dos épocas de la subcultura también se hacen visibles en el vestuario. Los primeros teds emulaban el estilo de la clase alta y hacían eco de la chulería y la agresividad sexual. La exageración y acrobacia de los bailes jive y el narcisismo de los teds de los 50 era una forma de atacar a un mundo monocromo y gris. En cambio, los teds de segunda generación, con su fidelidad al estilo de chico malo resucitaron toda una serie de convenciones sexuales como la galantería, el cortejo y un machismo impertinente que ya habían visto ensalzar en su cultura parental como ejemplo de masculinidad. Todo ello ayudó a que los teddy boys de la segunda generación se acercaran a la cultura parental y la enfrentaran a otras culturas juveniles como los punks, los heavy metal o los hinchas de fútbol, por ejemplo.

Estas eran algunas de las razones por las cuales, como dijo Dick Hebdige, “llevar una cazadora con una bandera en la espalda en 1978 no significaba lo mismo ni del mismo modo que en 1956, pese a que los dos grupos de teddy boys idolatraran a los mismos héroes: Elvis, Eddie Cochtane, James Dean, cultivasen los mismos tupés y ocuparan aproximadamente la misma franja social”.

 

Anuncios

  1. Muy buen post! Uno googlea y estan mezclados.
    Me hubiera gustado que separaras claramente las fotos de los tedys de los 50’s y la de los 70’s.
    Pero igual, gracias por este post! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: