Sonrisa Profesional

En realidad es fácil reconocer “aquella” Sonrisa Profesional que nos otorgan algunos profesionales de los servicios y otros profesionales del interés de la vida calculada en general (para mi de dudable eficacia). Es decir, no hay que ser especialmente inteligente para diferenciar cuando una Sonrisa es Profesional de cuando es sincera. Lo que sí es verdad es que unos individuos presentan mayor tolerancia a sus efectos secundarios que otros. En el caso de muchos, como David Foster Wallace explica en un fragmento de Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer 1997, hay consciencia del efecto de hastío que estas Sonrisas Profesionales ejercen a lo largo del tiempo, intensificando sus ya latentes estados de alienación y solipsismo en la sociedad.

Foster Wallace da una excelente y personal descripción de lo que significa la Sonrisa Profesional y sus consecuencias, en un fragmento de esta obra genial en la que nos cuenta su experiencia en el Nadir, un crucero de lujo por el Caribe. 

Portada de la edición en inglés de Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer

Portada de la edición en inglés de Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer

El concepto de Sonrisa Profesional parte de la observación de los anuncios de los folletos del crucero, de los cuales el autor hace hincapié en la diferencia de los códigos de la publicidad del Nadir con los códigos de la publicidad en general. El autor denuncia que la publicidad del crucero se presenta como si fuera un ensayo en vez de como un anuncio. El lector, de esta forma, da toda su credibilidad y baja sus defensas inconscientemente porque al ser un ensayo, no teme que haya ningún interés comercial detrás. En cambio, cuando un lector reconoce que está leyendo un anuncio (por los códigos formales de éste) es totalmente consciente de que el atractivo del anuncio está calculado y responde a los intereses del patrocinador y por lo tanto, se dispone a él de una forma más precavida. Como dice el autor, en el caso del folleto del crucero “accedemos a él con la guardia baja y la barbilla adelantada que reservamos cuando leemos un ensayo o cuando contemplamos algo artístico”

Es a partir de este ejemplo de la publicidad del Nadir como llega a presentarnos la idea de la Sonrisa Profesional:

“Esto está relacionado con el fenómeno de la Sonrisa Profesional, una pandemia nacional en la industria de los servicios. Y en ninguna parte de mi experiencia he sido receptor de tantas sonrisas profesionales como en el Nadir: maîtres, jefes de camareros, subalternos de gerentes de hoteles, director de crucero…Sus Sonrisas Profesionales se activan como interruptores a mi paso. Pero también en tierra, en bancos, restaurantes, mostradores de venta de billetes de avión, etcétera. Ya conocen esa sonrisa –la contracción enérgica del cuadro circumoral con movimiento cigomático incompleto-, esa sonrisa que no llega a los ojos del que sonríe y que no significa nada más que un intento calculado de adelantarse a los intereses del que sonríe fingiendo que le cae bien el objeto de la sonrisa. ¿Por qué los empresarios y gerentes obligan a los profesionales de los servicios a irradiar la Sonrisa Profesional? ¿Soy el único consumidor en quien dosis elevadas de esa sonrisa producen desesperación? ¿Soy la única persona que está segura de que el número creciente de casos en que gente de aspecto totalmente ordinario aparecen de pronto con armas automáticas en centros comerciales, oficinas de seguros, complejos médicos y McDonald´s guarda alguna relación causal con el hecho de que estos lugares son centros notorios de difusión de la Sonrisa Profesional? ¿A quién creen que engañan con la Sonrisa Profesional?”

Imagen publicitaria de una azafata de las aerolínea norteamericana Pan Am

Imagen publicitaria de una azafata de las aerolínea norteamericana Pan Am

El autor señala que los resultados finales de la Sonrisa Profesional hacia el individuo son los mismos que consigue la publicidad del Nadir, es decir, que todo forma parte de este gran timo, idea que expresa en una magnífica conclusión:

“Esto es deshonesto, pero lo más siniestro es el efecto acumulativo que semejante falta de honestidad tiene sobre nosotros: dado que ofrece un perfecto facsímil o simulacro de buena voluntad sin el espíritu real de la buena voluntad, confunde nuestras mentes y al final hace que subamos nuestras defensas incluso en casos de sonrisas genuinas y arte verdadero y buena voluntad verdadera. Hace que nos sintamos confundidos, solos, impotentes, furiosos y asustados. Provoca desesperación”

Otro apunte irónico que hace Foster Wallace acerca de este gran facsímil es el caso del día que alguien no nos concede esta Sonrisa Profesional al comprar, por ejemplo, un paquete de chicles en un estanco “el efecto devastador para el alma del ceño fruncido de un empleado que sirve al público, es decir, la humillación y el resentimiento de que a uno le nieguen la Sonrisa Profesional”

Lo más gracioso, interesante y entrañable es que entonces nos vamos del estanco quejándonos del mal carácter del vendedor y al ser semiconscientes de nuestra paradoja de deseos y repudios hacia la Sonrisa Profesional y sus derivados, solo vemos una opción de queja plausible: aludir a la falta de profesionalidad del vendedor.

David Foster Wallace dice: “Menudo jaleo, coño”

Yo digo: gracias David.

Anuncios

  1. ¡Qué bueno que rescataste este ensayo de David, que es genial! Se me ocurre que además de estas sonrisas profesionales amables, hay otras más de tipo fanático, como las de la TV, por ejemplo http://3.bp.blogspot.com/-IOZDTY_xyHI/T-JzpbPcjeI/AAAAAAAAL_A/xMC8QE2qSvY/s1600/MARLEY.jpg Saludos!

  2. ¡Jaja! Muy buena esta sonrisa también Jorge, hay una gran variedad de ellas. Considero a David un gran compañero de vida. Muchísimas gracias por tu comentario!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: