¿O acaso puede un cuerpo dejar de bailar? | Danzad, danzad

vlcsnap-2014-06-11-00h36m09s171

A estas alturas, únicamente a partir de este breve acercamiento al argumento de la película, no es difícil establecer una relación entre el contexto del maratón y nuestro contexto actual: entre el concurso y algunas de nuestras prácticas artísticas o coreográficas y nuestra inscripción en la producción cultural o el «mundo del arte»; entre el maratón y nuestras formas de vida.

Ahora bien: para nosotros noes (solo) una metáfora: el maratón como metáfora de nuestras sociedades. Y no tanto porque el fondo de la película tenga un anclaje real (en EE.UU. se celebraron concursos de este tipo durante la Gran Depresión), si no porque en este proyecto-exposición el elemento expositivo central serían los cuerpos: precisamente los cuerpos que bailan. Construiríamos otro salón de baile y otro maratón, que apuntaría a una relación compleja entre la exposición, las prácticas coreográficas y su inscripción en el mercado de la cultura…

Ver la entrada original 5.138 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: